Herencia de Tulum, un ejemplo para la humanidad

Identificado como un lugar de transformación, Selvazama es un destino de descanso sustentable, alejado del ruido y del caos, lo que permite a huéspedes y visitantes conectar con el paraíso en Tulum.
Abrazar, valorar y cuidar son las tres premisas por las cuales Rodolfo Rosas, pionero de la desarrolladora Zamá Desarrollos, guió su decisión por liderar la creación de Selvazama, un nuevo proyecto inmobiliario tras el éxito de Aldea Zamá, en Tulum, consciente de que el futuro ha llegado y, con él, cada vez más gente apuesta por viviendas sustentables que promuevan respeto, educación y protección de la naturaleza.

Tulum es uno de los destinos más elegidos para vacacionar, vivir, e incluso retirarse. Selva, fauna y un enigmático mar turquesa hacen de este lugar uno mágico al momento de decidirse. No obstante, en el último tiempo, su conciencia por preservar todas estas joyas naturales lo ha posicionado dentro del mapa como uno de los puntos favoritos de las nuevas generaciones para migrar.

La pandemia por el Covid-19 y la popularización del trabajo remoto pusieron en una perspectiva mayor la posibilidad de trabajar desde cualquier parte del mundo: los llamados “nómades digitales”. Ellos, en su mayoría, buscan lugares paradisíacos, y que a su vez los valores, como por ejemplo mantener un estilo de vida sostenible, sean acordes a sus principios. Este escenario le valió al Caribe Mexicano la llegada de cientos de trabajadores extranjeros buscando asentarse en el último año.

 

Teniendo en cuenta el contexto y las necesidades, el proyecto inmobiliario Selvazama llega en el momento adecuado. Con una visión sostenible y estrictos estándares de calidad, promueve un compromiso con el medioambiente, dando como resultado una experiencia que combina naturaleza, espiritualidad y conciencia ecológica y social, basado en los principios ancestrales de la comunidad maya.

Selvazama se identifica como un lugar de transformación: alejado del ruido y del caos, permite conectar a quien vaya de visita o viva allí con la Madre Tierra, con uno mismo y los demás, sentando las bases para una vida con propósito, en medio del paradisíaco Tulum. Por otro lado, este espacio genera una conciencia colectiva sobre los recursos del área, cómo protegerlos de forma tal que puedan ser disfrutados por futuras generaciones.

Fuente : Forbes Content, julio 23, 2021 @ 8:00 am

Nota completa: https://www.forbes.com.mx/ad-herencia-tulum-selvazama…/