Nómadas digitales, un estilo de vida con libertad del movimiento.

Tras la llegada de la pandemia por COVID-19, profesionales de todas las industrias afrontaron un reto inesperado: la necesidad de trabajar a distancia sin sacrificar creatividad ni productividad. Sin embargo, esta limitación pasó a convertirse en una oportunidad sin precedentes, gracias a que materializó la posibilidad de habitar y trabajar desde cualquier lugar del mundo, con nada más que una buena conexión a internet.

En este sentido, a las personas que han decidido vivir de una forma mucho más liviana se les denomina “nómadas digitales”. Si bien esta es una tendencia que entró en auge a raíz de la contingencia sanitaria, el término es conocido desde la década de los 90, con el nacimiento de la tecnología digital que rompió con las estructuras laborales por primera vez en la historia.

Sin embargo, este peculiar estilo de vida va mucho más allá de sólo tener una buena conexión Wi-Fi. Los nómadas digitales necesitan un contexto favorecedor que les permita desarrollar sus actividades libremente. Es por eso que muchas veces eligen espacios de trabajo compartidos, o bien, que ofrecen la posibilidad de organizar eventos generando networking.

Así, naciones como México, República Checa y Portugal han introducido visas digitales para trabajadores autónomos, seduciéndolos a emigrar.

ZAMÁ
Nuevos escenarios

El caso de México es de los más tentadores, ya que es uno de los países más flexibles en comparación con otros en la región. Esto ha permitido que nómadas digitales, turistas y visitantes elijan al país entre los destinos favoritos para descansar y trabajar a distancia. De acuerdo con autoridades de migración, es posible permanecer en el territorio 180 días sin visado, con opción de extender 60 días más.

Sin lugar a duda, las playas del Caribe Mexicano destacan entre los destinos más visitados en el país. Ejemplo de ello es Tulum, región maya conformada por un perfecto hábitat para recibir a quienes desean desconectarse del ritmo de vida cotidiano y rodearse de un escenario embriagante.

Este paraíso terrenal es considerado como una de las mejores ciudades para vivir. El Instituto Mexicano para la Competitividad señala que la ciudad registra un crecimiento relevante en innovación, movilidad, calidad de vida e inversión.

Ante una importante cantidad de emprendedores digitales, Tulum espera la llegada de muchos inversores más una vez que los vuelos recuperen su frecuencia. La clave para ser nómadas digitales es diversificar la búsqueda de las diferentes oportunidades, no sólo a la espera de ofrecimiento sino ante la posibilidad de gestionar otras alternativas de inversión.

Asimismo, el mercado inmobiliario atraviesa un momento de gran expansión en Tulum, gracias a que las propiedades en la zona adquieren un valor altamente rentable, favoreciendo a la plusvalía en la región.

Dentro de este mercado destaca Zamá Desarrollos, la desarrolladora liderada por Rodolfo Rosas y sus socios, quienes con más de 30 años de experiencia en desarrollo inmobiliario en el Caribe Mexicano y la península de Yucatán buscan desarrollar el crecimiento económico de sus socios por medio de proyectos que tengan un impacto positivo en la formación de nuevas comunidades.

La infraestructura excepcional define la vida moderna en Tulum, fusionando el misticismo con la vida contemporánea.  Todo eso engloba el lujo de experiencia, el diseño y el slow living.

ZAMÁ

Luego del éxito inmobiliario de Aldea Zamá, Rodolfo Rosas y su equipo han decidido apostar a otro lujo a gran escala: Selvazama. Lejos del circuito hotelero, en un ambiente de comunidad cerrado, con una arquitectura de calidad que se pierde entre la selva y se integra con el espíritu local, nace este espacio basado en la creatividad, bienestar y educación. 

Aldea Zamá y próximamente Selvazama, prometen un estilo de vida ideal para estos digital nomads, que pueden ser empresarios y freelancers. Contará con espacios de coworking y un anfiteatro, permitirá trasladar actividades laborales como eventos y reuniones, que hasta hace poco sólo se realizaban en grandes ciudades.

Además, incluye lotes exclusivos y multifamiliares, cuenta con servicios residenciales y hoteleros, así como tres cautivadoras áreas:

Tulum Center, dedicado a manifestaciones culturales y laborales.

Parque Arte, un área de 135,000 m2 de selva pura para relajarse.

Centro Holístico, un santuario que ofrece servicios de bienestar.

Cada vez más, los visitantes extranjeros con visión empresarial eligen Tulum como centro para realizar sus actividades laborales rodeados por mar y selva, representando un impulso económico para la región.

Los nómadas digitales son un potencial fenómeno que atrae la atención de grandes inversionistas y desarrolladores, quienes seguirán ideando espacios perfectos para recibir a aquellos que desean expandir su creatividad desde el paraíso caribeño.

Selvazama, un nuevo despertar en Tulum.

Ubicado en una de las zonas más privilegiadas de la Riviera Maya, este nuevo destino promete destacar como un lugar de descanso con entorno orgánico y relajado, lejos del circuito hotelero y con un diseño arquitectónico que se pierde entre la selva.

Parece un sueño, pero es real. La premisa es ambiciosa: vivir en la selva paradisíaca del Caribe Mexicano, a unos pocos metros del mar y con el sentido de la comunidad ancestral maya que sustenta la cosmovisión y el respeto por la naturaleza.

El desarrollo creativo en Tulum no se detiene. Este destino milenario se mantiene como uno de los sitios preferidos entre visitantes de todo el mundo.

Es una realidad que el Caribe Mexicano tiene un imán que atrae y seduce a quienes lo visitan, y es por eso que muchos lo eligen para constituir un patrimonio.

Es así como Selvazama se prepara para destacar como un lugar de descanso, con un entorno orgánico y relajado, lejos del circuito hotelero, con un ambiente de comunidad cerrado y un diseño arquitectónico que se pierde entre la selva.

Luego del éxito inmobiliario de Aldea Zamá, el ingeniero civil Rodolfo Rosas apuesta una vez más en un segundo proyecto que seguirá expandiendo el crecimiento sostenible de la región, a través de tres principios para conseguir sus objetivos: creatividad, bienestar y educación.

Luego del éxito inmobiliario de Aldea Zamá, el ingeniero civil Rodolfo Rosas apuesta una vez más en un segundo proyecto que seguirá expandiendo el crecimiento sostenible de la región, a través de tres principios para conseguir sus objetivos: creatividad, bienestar y educación.

Con una visión sostenible y estrictos estándares de calidad, los proyectos dentro de Selvazama prometen un compromiso con el ambiente, generando una experiencia que engloba naturaleza, espiritualidad, y conciencia ecológica y social dignas de Tulum.

Selvazama busca ser esa comunidad que propicie una experiencia de vida sustentable y responsable que acompañe la transformación de la región. El objetivo es crear un espacio integral basado en la cultura y que conserve los valores de respeto hacia el medio ambiente”, expresa el ingeniero Rodolfo Rosas, uno de los pioneros del desarrollo.

La filosofía de Selvazama promueve el ecoturismo, los viajes de transformación y la compra de segundas viviendas. Da la oportunidad de un cambio, una mejora en la calidad de vida para los futuros residentes, turistas y, por supuesto, inversionistas que quieran sumarse.

El proyecto simboliza un nuevo despertar tanto para Tulum como para sus alrededores.

Los proyectos en Selvazama representan estas tres áreas que impulsan la integración social con la comunidad: Tulum Center, un espacio para actividades culturales que cuenta con un anfiteatro rodeado de árboles tropicales; Parque Arte, con un área total de 135,000 m2 de selva pura y Centro Holístico, un santuario para poner en eje cuerpo, mente y espíritu. Ofrece diversos servicios de bienestar como medicina estética, clases de yoga y nutrición.

 

 

Fuente:   https://www.forbes.com.mx/ad-selvazama-nuevo-despertar-tulum/

Como recuperar el tiempo perdido este año | Forbes Conecta Turismo

En este Pimer Webinar #ForbesConecta Turismo, el Ing. Rodolfo Rosas Moya, presidente de Zamá Desarrollos, expuso la importancia de relacionar el turismo de Tulum, con la sustentabilidad y el medio ambiente.

El sector turístico, uno de los más importantes para la economía mexicana, también ha naufragado en medio de la tormenta del coronavirus.

¿Cómo harán los líderes de esta industria para llegar a tierras seguras en medio de la ‘nueva normalidad’?

Te contamos en nuestro webinar #ForbesConecta Turismo.

PRIMER FORO/WEBINAR FORBES DE TURISMO

Los invito al primer FORO/WEBINAR FORBES de TURISMO. El 30 de Julio 2020- 17:30 Horas, a través de la plataforma virtual Foro Forbes Conecta. (Facebook – You tube)

Se trata de una sesión en vivo con ponentes que presentarán diagnósticos, propuestas y soluciones para que México vuelva a ocupar el lugar que merece como un destino preferido del turismo internacional.

Educación sustentable – Conoce Green School Tulum

La educación también puede ser sustentable: conoce Green School Tulum, la institución que busca cultivar innovación y creatividad desde un entorno natural de aprendizaje, en Selvazama, Tulum.

Ubicada a tan solo unos kilómetros de las ruinas y playas de Tulum, Green School no solo es una escuela, sino un movimiento global para generar agentes de cambio y cuidar de nuestro futuro y el de nuestro planeta.

De acuerdo con Rodolfo Rosas Moya, promotor de Green School Tulum, «Tulum necesita una escuela que pueda traer valores y conciencia colectiva y eso lo encontramos en Green School».

De cara a un futuro de paz, cuidado y respeto mutuo. La escuela del futuro se está construyendo hoy. Y está preparando seres humanos más curiosos y más apasionados por el planeta. Green School forma parte de una red global de educación.

Conoce el nuevo rostro de la educación comandado por Selvazama.   (Nota realizada por Forbes.com.mx)

Green School Tulum – Workshop

Workshop y recorrido del sitio donde se ubicará la futura Green School, Selvazama Tulum, con John Hardy fundador de Green School Bali.

El respeto por Tulum y el crecimiento planificado.

Crear un espacio integral basado en la cultura, que aprecie los valores de respeto hacia el medio ambiente y que genere una comunidad feliz, es el camino de la transformación en la zona. En este sentido, Selva Zama, desarrollo residencial turístico en el corazón de Tulum, busca ser esa comunidad que propicie una experiencia de vida sustentable y responsable. Rodolfo Rosas, pionero del desarrollo del sureste mexicano, nos comparte su visión y proyecto de vida.

Fuente:  www.forbes.com.mx/el-respeto-por-tulum-y-el-crecimiento-planificado/

TULUM – Selvazama, creación de impacto positivo

Después del gran éxito de Aldea Zamá, distrito urbano base para el desarrollo y crecimiento ordenado de Tulum, Zamá Desarrollos se aventura en la creación de un proyecto visionario para el futuro de la región.

En medio del apogeo de las playas quintanarroenses, la apuesta de Selvazama no es tanto una postura de turismo como de aprovechar la oportunidad para crear comunidad. Con esta nueva propuesta, Zamá Desarrollos busca refrescar la oferta de los grandes complejos de vivienda y hoteleros, rescatando una visión de valores, conexión humana y centros educativos para dar pie a un nuevo distrito urbano.

“En su profundo compromiso de inspirar el crecimiento personal, estimular la conexión humana y apoyar el desarrollo económico responsable, Selvazama es una visión arraigada en el lugar y fundamentada por un profundo conocimiento del patrimonio y los recursos de Tulum”, destaca Zamá Desarrollos.

Este núcleo de viviendas incluirá una diversidad de opciones para los habitantes, que no sólo se concentrará en amenidades, sino también en propuestas educativas. “Lo que buscamos es cubrir las necesidades de aquellas personas interesadas en vivir en Tulum, principalmente de gente creativa, que tiene mucho por aportar”, precisa la compañía.

En la planeación del proyecto, Zamá Desarrollos identificó que lo importante era encontrar los espacios y elementos que detonaran la interconexión entre la comunidad, si bien con ayuda de la naturaleza y la belleza propia del lugar, pero también sumando tecnología y tendencias del Siglo 21. Para los precursores de este proyecto, se trata de lograr una sede con múltiples centros y usos, donde la atracción sea viajar, explorar y descubrir esos momentos de interés en toda su extensión.

En este sentido, los desarrolladores analizan el uso de recursos del área, principalmente de manera sostenible (vegetación, materiales, agua, energía, reciclaje).

Integración local

Selvazama se basa en tres principios para conseguir sus objetivos: creatividad, bienestar y educación. La conexión humana y la comunidad son bases para una buena vida; por lo tanto, será un lugar que priorice la interactividad entre los habitantes, trayendo gente, fomentando el esfuerzo colectivo, así como el aprendizaje y la celebración.

Como espacio de convivencia estará alejado del ruido de la ciudad o de la carretera. La misma naturaleza contribuye a aislar el entorno, y a que los residentes encuentren la perspectiva y la concentración no sólo para el descanso, sino también para vivir su vida al interior de este proyecto.

Una de las ideas principales es integrar a las comunidades locales, agregando su cultura local y prehispánica acerca de sus conocimientos para convivir con el medio ambiente, como una forma de enriquecer y expandir el núcleo de la comunidad. Los recorridos están planeados para dar prioridad a bicicletas y peatones, mientras que los coches descansarán en grandes núcleos de estacionamientos.

“Zamá Desarrollos busca refrescar la oferta de los grandes complejos de vivienda y hoteleros, rescatando una visión de valores, conexión humana y centros educativos”

Green School: Escuela sustentable

Un protagonista inesperado tendrá su sede al interior de Selvazama. Se trata de Green School Tulum, una apuesta que sería el bastión principal de los valores y la educación en torno a la comunidad.

El objetivo es reflejar los elementos naturales de la región que nutren el equilibrio de este hermoso, mágico y único lugar en el mundo. Green School es un proyecto de los emprendedores educativos John y Cynthia Hardy, quienes abrieron el primer centro de este tipo en 2008, en Bali.

La sede contará con un programa que va de educación básica a media superior basado en el aprendizaje ligado a la sustentabilidad, con el objetivo de generar la siguiente generación de líderes ambientales, sin importar la carrera o la especialización que elijan.

Por lo anterior, Selvazama no busca solamente impactar en el turismo, sino en aquellos que tienen la intención de formar parte de una comunidad que con el tiempo se convertirá en agente de cambio para las playas y los destinos del país.

 

Nota completa en Forbes México: https://www.forbes.com.mx/especial-tulum-selvazama-creacion-de-impacto-positivo/

Rodolfo Rosas: pionero en el desarrollo sustentable de Quintana Roo.

Hombre de familia e ingeniero civil de profesión, Rodolfo Rosas es un testigo privilegiado, ya que desde hace 35 años mira de cerca el crecimiento de Cancún, Playa del Carmen y ahora Tulum, localidades en las que ha aportado más que un granito de arena.

“El gran reto es crear una sociedad en convivencia entre las personas, consciente de la sustentabilidad y respetuosa del medio ambiente”

Rodolfo Rosas es una pieza fundamental en el ámbito inmobiliario ya que forma parte del selecto grupo de empresarios y desarrolladores yucatecos que han expandido su experiencia a la zona de Quintana Roo.

A mediados de la década de los 80 se integró a los proyectos de infraestructura hidráulica en Cancún, considerados los cimientos del paraíso turquesa que hoy recibe visitantes de todo el mundo. “Posteriormente, a finales de los 90, me enfoqué a proyectos de infraestructura en Playa del Carmen, y a partir del 2000 se disparó el desarrollo inmobiliario del estado, con registros de crecimiento de hasta 25% anual”, evoca Rosas.

En ese momento, Rosas decidió apostar por proyectos de gran escala. En Playa del Carmen, por ejemplo, propuso la creación de un nuevo centro urbano, el cual está en proceso y permitirá la expansión planificada de la ciudad.

Rosas recuerda que sus primeras visitas a Playa del Carmen significaron ver a una pequeña población de 4 mil habitantes; hoy son 250 mil. Con ese historial, se expandió con su empresa Grupo R4 y fundó junto con sus socios de Mayazama en Tulum, un lugar de cuyo potencial se empezó a hablar desde hace diez años.

“Vimos que era un destino interesante para crear un concepto diferente. Veníamos de ver un gran crecimiento, pero también cómo se desbordaba la densidad de algunos centros turísticos, como Cancún”, contrasta Rosas. El ingeniero, en compañía de sus cuatro hijos y de su grupo de socios desarrolladores, forman parte de este importante eslabón inmobiliario.

Lo que inició hace 35 años, con los primeros proyectos de desarrollo en la región, hoy se convierte en una oportunidad para aportar todo este conocimiento al beneficio de esta parte del país.

Un proyecto fascinante: Aldea Zama

Ahora, el objetivo no sólo conlleva un tema de infraestructura y planeación urbana, sino que todo esto va ligado al perfil del visitante y la experiencia que éste busca en un destino como Tulum.

Así surge Aldea Zamá, un desarrollo en el que predomina la vivienda, cuyo reto va desde el espacio físico -la convivencia de la arquitectura con su entorno- hasta la forma en la que se va a crear comunidad al interior.

Al día de hoy, este proyecto cuenta con una comunidad de colaboradores: arquitectos, desarrolladores, creativos que están dando riqueza y diversidad cultural a la zona.

Lo nuevo en Tulum

Rosas se dirigió con su empresa Grupo R4 y sus socios de Mayazama a Tulum, un lugar de cuyo potencial se empezó a hablar desde hace diez años.

“Zamá Desarrollos cuenta con una importante extensión de tierra para la cual se está planeando un proyecto enfocado al destino, en donde se forme una comunidad donde sus habitantes y visitantes puedan vivir una experiencia única”, agrega.

Este nuevo proyecto en Tulum tendrá el objetivo de redefinir el destino por medio de conceptos de bienestar integral, así como una nueva forma de vida, para un mercado global, impulsando un mejor futuro, orientado hacia el bienestar integral de la mente, el cuerpo y el alma, proporcionando opciones y oportunidades diversas para todos los inversionistas, turistas, prestadores de servicios y población local.

El hecho de construir y generar un destino basado en un estilo de vida definido donde las personas se identifican con una nueva consciencia que engloba pilares como la filosofía, la espiritualidad y lo natural, garantiza su viabilidad.

Un claro ejemplo de esta visión es la implementación de recursos que fomentan la cultura y la educación, como es el caso del primer Green School en Tulum: Un innovador modelo educativo basado en la sostenibilidad que se gesta mediante experiencias de convivencia y respeto profundo a la naturaleza y el medio ambiente.

Al final, reconoce Rosas, también se trata de regresar un poco a esa consciencia de la naturaleza que las ciudades suelen borrar.

 

 

Nota completa en Forbes México: https://www.forbes.com.mx/rodolfo-rosas-pionero-en-el-desarrollo-sustentable-de-quintana-roo/

TULUM – Luum Temple by Co-Lab Design Office finalistas de los Dezeen Awards 2019.

Ubicado en las selvas de Tulum, México, dentro del desarrollo Lúum Zamá, el Templo de Luum es una estructura abierta de bambú que alberga yoga, meditación, talleres y otras reuniones comunitarias.

El estudio local Co-Lab Design Office utilizó bambú cultivado de forma sostenible en el vecino estado mexicano de Chiapas para aumentar la conciencia sobre las posibilidades de una construcción sostenible.

Además  por razones de sostenibilidad, el bambú fue elegido por su capacidad de resistir las fuerzas de huracanes.

Las secciones planas de las vigas se doblaron, luego se atornillaron y se ataron para crear el pabellón abierto. La estructura simétrica tiene cinco arcos de catenaria que se apoyan mutuamente estructuralmente y están dispuestos en un diseño circular para representar el espíritu comunitario colaborativo de la ciudad costera. Estos arcos forman cinco líneas de techo diferentes, con un techo de paja que cubre la construcción de bambú, hecha con zacate local. Este dosel protege la estructura exterior de los elementos, al tiempo que proporciona un flujo de aire al pabellón en el clima tropical húmedo.

Para leer la nota completa: https://www.dezeen.com/awards/2019/shortlists/luum-temple-tulum-mexico/

 

 

VIDEO: